20 abr. 2010

Des-velada...

Aquí estoy en esta noche húmeda, pensándote, anhelándote, amándote como loca. Ya no me importa nada, la decencia, lo correcto... hace tiempo que dejé de creer en eso, sólo creo en ti. Yo sólo quiero estar en tus brazos amor, quiero robar tu corazón así como tú, tan cruelmente me arrancaste el mío...
¿Sabes que soy tuya? Pues sí, en cuerpo y alma, eso no lo olvides nunca. Aquí estoy amor, para tí y aunque no le des importancia, mi ser te protege, te cela con la ternura de una madre y otras veces con la furia de una licantropa herida. A veces quisiera desaparecer ante tu indiferencia, pero luego vuelves con un tierno "adjetivo" y simplemente eso hace que me aferre a tí, porque la soledad me asusta y lamentablemente eres tú quien me calma. 


Vanessa Montilla 

1 comentario:

  1. Ya sabes cuánto me encantó la imagen! ¡maravillosa!
    y el final de tu texto! wow
    Buenísimo! =)

    Menyuish o Meny jeje

    ResponderEliminar